Que es la Gestión de Proyectos Ágil

 

Gestión de Proyectos Ágil 


La gestión de proyectos Ágil es el proceso de gestionar proyectos desglosándolos en cantidades pequeñas de trabajo. El distintivo de los proyectos Ágiles es que van aportando a la empresa pequeñas entregas. En la metodología tradicional en cascada se documentan los requisitos del proyecto por adelantado. Después, se completa el diseño de toda la solución. A continuación, tienen lugar las fases de desarrollo y de pruebas y por último, la etapa de implementación del producto. Si completar este proceso lleva un año, la empresa no verá ningún valor tangible hasta el final del proyecto.


Con los proyectos Ágiles se crean unidades de trabajo lógicas y pequeñas llamadas "Iteraciones" o "Sprints". La técnica Ágil es práctica cuando los proyectos cambian con frecuencia y cuando se quieren obtener beneficios con más anterioridad. De esta forma, te puede centrar en las necesidades actuales y si estas cambian, se pueden acomodar en la siguiente iteración. Es común aplicar la gestión Ágil para gestionar proyectos de IT, pero también es aconsejable para otro tipo de proyectos.

Algunos ejemplos de proyectos no relacionados con IT para los que se recomienda usar esta metodología son las "Reubicaciones", las "Reorganizaciones de empresa" y los "Cambios en los procesos de un departamento de la organización." Podrías aplicar la gestión Ágil con cualquier proyecto en el que los productos se creen e implementen en un período corto y se puedan ampliar con futuras aptitudes. Al igual que si fuéramos acoplando bloques en los proyectos Ágiles, se van articulando aptitudes una a una o en pequeños grupos. Veamos las cualidades de los proyectos Ágiles de éxito.

 
Primero, los "Sprints" o iteraciones suelen durar de 4 a 12 semanas. Segundo, se fomenta la comunicación cara a cara por encima de la documentación. Queremos producir un producto, no documentación sobre un producto. Tercero, los miembros de cada equipo trabajan en la misma ubicación o usan herramientas virtuales para simular que están juntos. Cuarto, es fundamental tener un patrocinador que esté comprometido por completo con el proceso Ágil. Y por último, los cambios de requisitos tienen que hacerse con anticipación y acomodarse correctamente.
Hay otros rasgos para que los proyectos Ágiles funcionen que son comunes con los proyectos tradicionales, por ejemplo tener una visión del resultado final, seguir un ciclo de vida del proyecto que todos conozcan, entender los requisitos, tener un calendario compartido, contar con un equipo centrado en completar el trabajo, y, por último, la comunicación con las partes involucradas es fundamental. Hoy en día, se usan varios procesos y metodologías Ágiles.

Fundamentos de Gestión de Proyectos Ágil
Bob McGannon

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Consultoría de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información en Almería

Consultor Freelance en Almería Gestión de Proyectos /PMO Asesoría de Telecomunicaciones a Empresas y AA.PP Auditorías y Control de...